Las Ondas de Choque son lo mejor para la fascitis plantar.

Onda de Choque Focal en Fascitis plantar

¿Porqué las Ondas de choque son lo mejor para la fascitis plantar? La fascitis plantar, también conocida como espolón calcaneo es un problema que afecta a muchas personas y puede ser muy limitante y difícil de resolver. Hay personas que sufren mucho dolor y no pueden caminar con normalidad, no pueden trabajar y acuden a centros de todo tipo a realizarse terapias con la esperanza de mejorarse pronto.

Hay multitud de tratamientos para la fascitis plantar y cada tratamiento tiene sus pros y contras. Mi recomendación para un paciente que lleva varias semanas con este problema es que se trate en primer lugar con fisioterapia y con ondas de choque. Estos tratamientos no provocan complicaciones así que son la primera opción siempre. Sólo debería valorar otras opciones si no mejora con fisioterapia y ondas de choque.

Si no ha mejorado con los tratamientos no invasivos, su médico podría pedir alguna prueba para asegurarse de que el diagnóstico es adecuado. Una vez confirmado el diagnóstico se pueden realizar tratamientos como la infiltración con corticoides, la EPI (electrolisis percutánea intratisular) u otras opciones más agresivas como cirugía menor de elongación de gemelos o desbridamiento de la fascia.

aplicación de ondas de choque en el talón
Onda de Choque en fascitis plantar. Un tratamiento no invasivo.

¿Porqué creo que las ondas de choque son lo mejor para la fascitis plantar? Si la comparas con la fisioterapia, la efectividad es mejor en la onda de choque y sólo requieres 3 sesiones de 10 minutos cuando en fisioterapia podemos estar hablando de 10 a 15 sesiones de aproximadamente una hora. Ahora bien, parte de la fisioterapia es enseñar los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento que son fundamentales para recuperarse.

La Onda de choque es comparable en eficacia con la infiltración de corticoide y con la EPI, pero no tiene ninguna de sus complicaciones. Tanto la infiltración como la EPI requieren una invasión del tejido subcutáneo con una aguja y eso implica el riesgo de infección. El corticoide tiene multitud de riesgos si no se pincha en el lugar adecuado y la EPI no está libre de problemáticas como bursitis o roturas tendinosas.

La onda de choque no destruye el espolón ni rompe calcificaciones. La onda de choque estimula las celulitas del tendón y el hueso para que se pongan a trabajar. Estas células producen de forma natural un tendón más fino y elástico y reabsorven el calcio que no está en su sitio. La onda de choque también mejora el riego sanguíneo en la zona que tratamos. Por esto es especialmente beneficiosa para pacientes con diabetes o con otros problemas vasculares, como arterioesclerosis.

Debido a su mecanismo de acción la onda de choque es superior a largo plazo. Ya que el paciente desarrolla un tendón más sano. Por eso las recaídas son muy frecuentes tras la infiltración pero no tras la onda de choque.

Publicaciones Similares

Un comentario

Deja una respuesta